Revista MotorcycleProNews
La revista del profesional

A VUELTAS CON EL CICLOMOTOR

Alfonso 10 de diciembre de 2015 Editorial Comentarios desactivados
A VUELTAS CON EL CICLOMOTOR

Sin lugar a dudas el ciclomotor es un tema ineludible en la mayoría de escenarios sobre los que se exponga el futuro de las dos ruedas. Puede resultar paradójico que un vehículo que ha pasado a ser presencia residual en el mercado tenga un valor intrínseco tan importante, pero lo cierto es que así es.

Tiene un peso específico por la propia evolución histórica del sector en nuestro país y también lo tiene por el papel que, por desgracia, hace tiempo dejó de jugar en el horizonte de la motocicleta.

El ciclomotor ha sido tradicionalmente la puerta de entrada al mundo de las dos ruedas, la ceremonia iniciática para los más jóvenes… pero eso fue hace mucho. Hoy son muchas las distracciones, muchos los objetos de deseo de los adolescentes, y las dos ruedas ya no ejercen sobre ellos el poder fascinador de hace un par de décadas. Es más, ni siquiera el automóvil es la competencia que ha restado adeptos a la moto; son las nuevas tecnologías, la electrónica y otra serie de condicionantes del siglo XXI los que han ido restando población al sector.

El aliño a esa salsa han sido –por supuesto – las diferentes reglamentaciones que han dirigido los pasos de las dos ruedas y en especial en lo tocante al ciclomotor; un conjunto de leyes, normas, decretos… formuladas y aplicadas sin un mínimo de rigor y guiadas únicamente por la ineptitud y los intereses de los que han ostentado en cada momento la facultad de organizar la situación.

Hace apenas unos años se eliminó la posibilidad de que los menores de edad pudiesen llevar pasajero en su ciclomotor – polémicas con los seguros aparte -, luego se elevó la edad de obtención del permiso a los 15 años, acercándola de forma absurda e inexplicable al punto de obtención del permiso A1 y ahora volvemos a recuperar la posibilidad de llevar acompañante sin limitación de edad. Eso sí, lo de las 15 primaveras ahí continúa.

Por cierto, el motivo de este último cambio es que nuestros mandamases admiten el error de no haber aplicado correctamente la directiva 2006/126/CE del Parlamento Europeo y del Consejo.

¿O creías que ha sido gracias a un acto de reflexión y estudio del caso?

En cualquier caso, seguimos igual. Mucho me temo que el levantamiento de esa prohibición va a tener poco o nulo efecto en un sector que viene lastrado por una reglamentación de permisos peregrina que ha desembocado en una falta de interés por parte de las marcas. No tiene sentido invertir en un segmento que cada vez escora más hacia su desaparición.

Pero lo peor de todo es que con todo esto hemos perdido el activo más importante del sector, la pasión. Es más que dudoso que los convalidados de 125 cc. sean el motor de evolución de la motocicleta, para una gran mayoría no es más que un modo de transporte rápido, práctico y económico.

Esos clientes se limitarán a las revisiones periódicas y a cambiar de vehículo cada cinco o seis años a lo sumo. Nada más.

Y eso no sólo afecta a los fabricantes de vehículos, quién comprará los recambios y los accesorios, quién mejorará las prestaciones, la seguridad de su ciclomotor, quién lo personalizará, quién le añadirá tornillos de colores y ya no digamos un escape racing o un carburador estratosférico… quién seguirá soñando.

 

Te gusta este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Los comentarios están cerrados