Revista MotorcycleProNews
La revista del profesional

BRIXTON BX 125, VINTAGE AUSTRIACO

Alfonso 9 de junio de 2017 Pruebas Comentarios desactivados
BRIXTON BX 125, VINTAGE AUSTRIACO

KSR Spain está de estreno en el panorama de las dos ruedas en nuestro país y uno de sus argumentos más contundentes para convencer al respetable es una marca centrada en la creación de modelos con un cierto regusto clásico, Brixton.

Esta máquina de genuino estilo vintage hace gala de un diseño sobrio pero a la par atractivo, y que por sus proporciones se muestra como un perfecto modelo de introducción para los más jóvenes e incluso una interesante opción para los que buscan una moto sencilla, atractiva y económica. Argumentos que nos son obstáculo para que la  Brixton BX 125 atesore interesantes detalles de equipamiento y tecnología.

Brixton-125

Es en definitiva, una moto de carácter polivalente, que complacerá tanto a aquel que se inicia en la conducción como al que la escoge como vehículo práctico y económico, por su contenido costes de adquisición,  su parco consumo y su simple mantenimiento.

En el apartado técnico, la Brixton BX 125 cuenta con un motor de origen Suzuki que alcanza los124. cc, por supuesto de ciclo 4 tiempos refrigerado por aire y alimentación por sistema Efi (inyección electrónica). La distribución es mediante culata de dos válvulas, accionadas por un único árbol de levas. Este conjunto ofrece un funcionamiento suave y progresivo, con unos consumos de combustible muy contenidos y por supuesto cumple con todas las exigencias de la normativa Euro4.

Brixton-125-motor

La caja de cambios es de cinco marchas y el sistema de arranque es eléctrico. Las relaciones de cambio son bastante abiertas entre si y si queremos aprovechar bien los poco más de 11CV y todo el par disponible, será necesario exprimirlas bien, una por una, hasta llegar a alcanzar una velocidad de algo más de 100 Km/h.

Para la transmisión final, se ha optado por una cadena de retenes de sencillo mantenimiento, regulable mediante un sistema de eje y contratuerca. La Brixton BX 125 luce además un bonito escape con silencioso cromado y colector vendado al viejo estilo.

Brixton-125-escape

El chasis es una sencilla cuna de tubo de acero que acoge una horquilla hidráulica, en posición convencional, con barras de suspensión protegidas por fuelles de goma. Detrás actúan una pareja de amortiguadores anclados al basculante de acero. El conjunto presenta unas medidas bastante proporcionadas ya que su batalla alcanza los 1.320 mm. mientras que la longitud total es de 2.020 mm.

La parte ciclo se completa con una combinación de llanta de radios y 18” de diámetro delante y su compañera de 17” detrás, ruedas que montan neumáticos de 110/90 delante y 120/80 detrás que optan por un dibujo mixto de tacos rebajados. Detalle que permite a la BX 125 hacer frente a terrenos sin asfaltar con un plus de confianza muy importante.

Brixton-125-disco

Finalmente, los frenos son de un único disco en cada uno de los ejes, con pinza de doble pistón igualmente en ambos discos y un sistema de frenada combinada.

El resto de su aspecto sigue las líneas maestras de las actuales café racer, una imagen que nos acerca a las década de mediados del siglo pasado en consonancia con esa tendencia creciente entre las motos de hoy en día. Especialmente en las de pequeña cilindrada, segmento en el que todas las marcas tratan de hacerse un hueco con modelos similares a la Brixton.

Su diseño es muy limpio, sin caer en el minimalismo pero casi, la BX 125 dispone de todo lo imprescindible sin hacer alardes innecesarios en una moto que por otra parte no los necesita. No es ese su juego.

Brixton-125-cuadro

Manillar ancho y plano, apenas ligeramente curvado, un faro delantero redondo y dotado de una eficaz iluminación por diodos led (por cierto que el piloto trasero dispone igualmente de una matriz de leds), un cuadro de instrumentos compuesto por una única esfera analógico-digital de fondo negro que acoge en primer término a un  cuentarrevoluciones analógico, de gran tamaño y gran legibilidad, en tanto que una pequeña pantalla digital muestra, entre otros datos, la información de velocidad, cuentakilómetros total y parcial y nivel de combustible.

Brixton-125-faroBrixton-125-piloto

Eldetalle en este caso es una pequeña toma situada sobre el manillar, un puerto USB para poder conectar los habituales e imprescindibles aparatos electrónicos.

El depósito de gasolina no resulta excesivamente voluminoso –con 7,4 litros de capacidad–, y muestra un bonito acabado en dos tonos (a juego con las pequeñas tapas laterales) rematado por un tapón cromado y de estilo vintage, por supuesto.

La Brixton BX 125 dispone de un sillín corrido, amplio y mullido, muy cómodo tanto para el piloto como para el acompañante que dispondrá de una ligera barra lateral cromada como asidero y para el aparcamiento disponemos de caballete lateral y central y una vez subidos a ella, la BX 125 se caracteriza por su postura de conducción natural, apta para un gran abanico de público gracias a un asiento que permite llegar cómodamente con ambos pies al suelo. La longitud del manillar permite hacer las maniobras y movimientos laterales con mayor facilidad y una vez giramos la llave de contacto y apretamos el botón de arranque, el pequeño monocilíndrico cobra vida emitiendo un suave ronroneo.Brixton-125-front

A partir de ese momento podemos comprobar que la Brixton es pura docilidad, empuja suavemente desde la parte media del cuentavueltas y para moverse por ciudad no resulta necesario apretarla demasiado. Se mueve bien y con soltura, hasta que salimos a carretera. Entonces, hay que aplicarse más con el cambio para poder extraer todo el potencial del pequeño octavo de litro, hay que estirarlas marchas y no dejar caer el cuentavueltas. Y si lo que pretendemos es mantener una media superior a los 100 km/h durante mucho rato, las vibraciones, sin ser escandalosas, se dejarán sentir.

En cuanto a las suspensiones son bastante cómodas y mantienen un compromiso equilibrado entre eficacia y confort en tanto que los frenos se muestran más que suficientes para las prestaciones de la ligera austriaca.

Esta máquina, como todas las de su categoría, tan abundantes hoy en día cumple su cometido perfectamente en viajes urbanos y de corto radio y sólo aceptan ir más lejos mientras se mantenga un ritmo de paseo. Y todo con mucho estilo.

La nueva Brixton se comercializa a un precio de 2.499€  y en breve está previsto que esta versión se vea acompañada por otras dos que aún mantienedo esa línea vintage, apostarán por estéticas muy concretas. Las nuevas Brixton serán la Café Racer (2.599€) y la Scrambler (2.699€).

Brixton-125-izq.g

Te gusta este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Los comentarios están cerrados