Revista MotorcycleProNews
La revista del profesional

GOODYEAR EAGLE-360, NEUMÁTICO PROTOTIPO

Alfonso 4 de marzo de 2016 I+D Comentarios desactivados
GOODYEAR EAGLE-360, NEUMÁTICO PROTOTIPO

El fabricante de neumáticos, Goodyear ha presentado un neumático con una apariencia totalmente distinta a la de los neumáticos actuales: una esfera.

El Eagle-360 es un neumático, esférico y realizado con una impresora 3D que refleja la visión de futuro de Goodyear y aporta una interesante solución para la conducción del futuro, cuando, según las predicciones, los vehículos autónomos sean los más habituales.

Según un reciente estudio de Navigant Research , en 2035 se espera que las ventas anuales a nivel mundial de vehículos con capacidad de conducción autónoma se sitúen en 85 millones de unidades.

“Con la progresiva reducción de la intervención e interacción del conductor en los vehículos autónomos, el papel de los neumáticos será aún más importante, al tratarse del único punto de contacto con la carretera”, ha declarado Joseph Zekoski, vicepresidente primero y responsable técnico de Goodyear. “Los prototipos de Goodyear tendrán un doble papel en el futuro: el de plataformas creativas para superar los límites del diseño convencional y como banco de pruebas para las tecnologías de nueva generación”.

La singular forma del Eagle-360 de Goodyear puede contribuir a incrementar sus niveles de seguridad y manejabilidad, para así responder a los requisitos de la movilidad autónoma. La forma esférica del neumático es esencial para poder proporcionar una manejabilidad revolucionaria. Los neumáticos multidireccionales se mueven en todos los sentidos, contribuyendo a la seguridad de los pasajeros La tecnología activa permite al neumático moverse de tal forma que reduce el deslizamiento que puede sobrevenir por riesgos potenciales, como el hielo negro o los obstáculos imprevistos, potenciando la seguridad.

Además, la forma esférica del Eagle-360 de Goodyear permite una conducción suave, al crear un movimiento lateral fluido. De este modo, el vehículo puede rebasar un obstáculo sin que el conductor cambie de dirección.

GooYear-Eagle-360-HD

Pero seguro que te preguntarás ¿cómo demonios se une el neumatico al bastidor? Pues según la marca, para conectarse con la carrocería, el prototipo del neumático Eagle-360 de Goodyear emplea la levitación magnética. El neumático se une al vehículo mediante campos magnéticos, de forma similar al funcionamiento de los trenes de levitación magnética, lo que aumenta el confort y reduce el ruido.

Además, Goodyear tuvo en cuenta otra prestación, la conectividad, a la hora de optimizar la conducción de los vehículos autónomos y la materializó en tres características: la primera son los sensores que se encuentran en el interior del prototipo Eagle-360 y que sirven para rastrear las condiciones de la carretera, como pueden ser el tiempo o el estado de la calzada, comunicando esta información al coche, así como a otros vehículos, para mejorar la seguridad.

Sí hemos dicho “coche”, ya que en principio Goodyear ha desarrollado este prototipo pensando en las cuatro ruedas, sien embargo, nada impediría trasladar esta solución a un vehículo de dos “esferas”.

Otra característica, a partir de la tecnología de Goodyear para monitorizar la presión y el desgaste de la banda, consiste en la instalación de unos sensores en el Eagle-360 que registran y regulan el desgaste del neumático para incrementar el kilometraje.

Y por último, como la banda se produce con una impresora 3D, es posible personalizar el neumático en función del lugar de residencia del conductor.

Un último detalle, el diseño del Eagle-360 cuenta con elementos de biomímesis (imitación de la naturaleza), un principio que Goodyear utiliza a menudo en sus diseños. La banda imita la forma de un coral y sus bloques y surcos multidireccionales contribuyen a asegurar una buena superficie de contacto. El fondo de los surcos cuenta con los mismos elementos que una esponja natural, que se vuelve rígida cuando está seca y se ablanda al mojarse, para ofrecer unas buenas prestaciones de conducción, así como resistencia al aquaplaning. Este tipo de textura también absorbe el agua de la carretera y la expulsa por la huella del neumático, mediante una fuerza centrífuga, reduciendo así el riesgo de aquaplaning.

¿Será así el neumático del futuro? Por qué no.

Te gusta este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Los comentarios están cerrados