Revista MotorcycleProNews
La revista del profesional

RIESGO DE ELECTROCUCIÓN

Alfonso 29 de marzo de 2019 Editorial Comentarios desactivados
RIESGO DE ELECTROCUCIÓN

La Ley de Cambio Climático no permitirá a partir de 2040 la matriculación y venta de vehículos que emitan dióxido de carbono. Una frase simple pero que resulta demoledora para la industria de la automoción. Pasamos de cero a 100 en ¡ya!.

Así lo han dejado caer los políticos. Y se quedan tan anchos.

Todos estamos de acuerdo en que es necesario un cambio, no es sostenible ni inteligente mantener el actual ritmo de emisiones, sin embargo no es el único factor a tener en cuenta.

La economía es otro de los asuntillos que se verá afectado por esta decisión y no uno menor por cierto. Las grandes marcas con mayor o menor esfuerzo se adaptarán al cambio y puede que sus plantillas se reduzcan pero seguirán adelante con un modelo de negocio adaptado a los tiempos y las circunstancias, pero ¿qué ocurrirá con las pequeñas empresas, talleres y concesionarios?

En el sector del automóvil ya se escuchan voces que hablan del riesgo de desaparición de casi un 75% de esas empresas; en el de la moto todavía no hay estimaciones. Sin embargo son realidades paralelas que exigen una mismo planteamiento para no naufragar en el futuro.

Necesita el sector, dos y cuatro ruedas, una definición precisa por parte de las administraciones, un planteamiento estratégico con líneas claras a seguir para poder emprender un modelo de transición lo menos traumático posible.

Y quizás el primer paso se resuma en una excelente frase de Andy Palmer, presidente de Aston Martin, “los ingenieros conocen la situación mejor que los políticos”. Harían bien nuestros gobernantes en escuchar la voz de los expertos antes de lanzar panfletos puramente políticas y demagógicas. Algo de prudencia en sus gestos no estaría de más.

Pasar de trabajar con un motor de combustión a uno eléctrico, todos sabemos lo que comporta, una drástica reducción de componentes y horas. Eso tendrá un claro coste económico que habrá que gestionar de forma paulatina. Sin mencionar el reciclaje de conocimientos y métodos de trabajo que deberá emprender la mayoría del sector.

Por eso, ahora que todos los políticos se afanan en preguntar qué queremos, ahora que sólo piensan en hacernos la corte, no estaría de más exigirles un poco de seriedad a la hora de lanzar proclamas, un mucho de reflexión y asesoramiento y sobre todo menso oportunismo.

El futuro parece eléctrico, pero no tratemos de ir más rápidos que el tiempo porque corremos un serio riesgo de electrocución.

Te gusta este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Los comentarios están cerrados