A todos- o a una inmensa mayoría, al menos – nos gusta más un hotel de cinco estrellas que una pensión de barrio, una berlina de lujo que un utilitario, preferimos un buen reloj suizo antes que un ejemplar de plástico del bazar chino; en definitiva, quien más quien menos, prefiere lo caro antes que [...]