Revista MotorcycleProNews
La revista del profesional

Yamaha XVS950

Alfonso 6 de marzo de 2014 Pruebas, Sin categoría No hay comentarios
Yamaha XVS950

ESENCIA BOBBER

El tamaño no siempre resulta ser el argumento de mayor peso, en ocasiones el aspecto es la baza más segura y si a esto le añadimos un margen importante para la personalización, el éxito no debe andar muy lejos.

Seguramente algo así debieron pensar los departamentos de diseño y marketing de Yamaha cuando de sus mesas surgió un proyecto tan atractivo como el de la XVS950. La idea partía de una custom aligerada, en las antípodas de sus parientes XVS950A, XVS1300A y XV1900A, todo volumen y kilos de metal pesado, para cercarse a una imagen más retro, de líneas más simples, muy cercana a las bobber de los 40 y 50’s.Yamaha-VV950-Bolt4

Así nació la Bolt, apelativo de la XVS950 en los USA, un modelo que la marca japonesa encuadra dentro de su gama Sport Heritage, algo así como el puente entre la vanguardia y el estilo más clásico. Y es que frente a elementos tan clásicos como el motor en V, los guardabarros metálicos o el depósito de estilizadas formas, se exhiben elementos tan vanguardistas como luces de leds o un pequeño y redondo cuadro digital.Yamaha-XV950-Bolt

En cualquier caso esta custom de nueva hornada cumple básicamente con los rasgos diferenciales de un particular grupo étnico, bien diferenciado entre la tribu del cromo duro, las bobber. En consecuencia la XVS950 se construye en torno a un ancestral bicilíndrico al que viste con escuetos ropajes siguiendo esa filosofía minimalista de importada de varias décadas atrás.

 

Veterano corazón

Yamaha no ha tenido que preocuparse demasiado para insuflar vida a esta nueva creación, sólo ha tenido que echar un vistazo al garaje de casa y escoger entre las mecánicas en V que por allí había. El elegido para esta ocasión ha sido el conocido motor de la gama XVS950A, una opción que ha sido convenientemente adaptada a las necesidades del nuevo modelo.

Por supuesto hablamos de un bicilíndrico en V a 60 grados que con sus 942 cc.(85 mm. de diámetro por 83 mm. de carrera) es capaz de entregar una potencia de 52 CV a 5.500 revoluciones y un par de 80 Nm a 3.000 r.pm.

yamaha-xvs950-motorLa refrigeración es por aire, según la más clásica receta, y cuenta con un diseño SOHC de cuatro válvulas por cilindro y cámara de combustión con culata inclinada. Los cilindros tienen un recubrimiento cerámico mientras que los pistones son de aluminio forjado para proporcionar la máxima fiabilidad y rendimiento.

Una de las primeras novedades introducidas en este motor es un nuevo amortiguador de goma en el mecanismo de embrague para reducir el esfuerzo en un uso frecuente, mientras que para conseguir un conjunto más compacto Yamaha ha rediseñado completamente el sistema de admisión y el filtro de aire. Este último elemento se encuentra en el lateral derecho del motor y aunque ha reducido su tamaño un 15% (2,3 litros menos de capacidad), contribuye a mejorar la curva de par.

Asimismo se han adoptado nuevos ajustes en la inyección que aprovechan al máximo el nuevo diseño de la admisión. En concreto se han creado nuevos mapas 3D para el encendido y la inyección con el objetivo de aumentar la aceleración, así como la respuesta en bajos y medios.

Finalmente, la transmisión secundaria se ha confiado a una correa de 21 mm. con núcleo de fibra de carbono que proporciona la máxima rigidez y un nivel mínimo tanto sonoro como de mantenimiento.

yamaha-xvs950-transmisiónPara redondear la faena sin dejar cabos sueltos también se ha procedido a rediseñar el conjunto de escape con un colector 2 en 1 que discurre por el lateral derecho de la moto y se remata con un compacto silencioso de sección redonda.

yamaha-xvs950-escapeComo guinda, Yamaha ha salpicado el diseño con detalles en acero inoxidable que ayudan a configurar ese aspecto de bobber minimalista y contribuyen en buena medida al atractivo del modelo.

 

Estructura tradicional

Fiel a un estilo que no requiere grandes dosis de tecnología puntera, la XVS950 monta el bicilíndrico sobre un chasis de acero de doble cuna, construido como un único conjunto, sin subchasis independiente. Así el motor ejerce de elemento estructural y cuenta con un soporte rígido.

A pesar de mostrar una clara herencia custom la  distancia entre ejes de 1.570 mm. no se antoja excesiva, y su conducción resulta  relativamente ágil; algo a lo que contribuyen unas cotas de 29º de lanzamiento y 130 mm. de avance.

En cuanto a las suspensiones, tampoco hemos de esperar grandes alardes, mejor elementos simples y conocidos que no compliquen la vida a un ejemplar de espíritu sencillo. La horquilla es convencional, con barras de 41 mm. y un previsible recorrido de 135 mm., en tanto que la parte trasera se apoya sobre dos amortiguadores con regulación de precarga que proporcionan 110 mm. de recorrido.

Evidentemente la pisada de un modelo tan especial debía ser la línea trazada desde su origen y respetar esa cuidada imagen, mezcla de ayer y hoy. Para ello, la XV950 monta un nuevo diseño de llantas de fundición de 12 radios que calza con neumáticos de diámetro diferenciado, 100/90-19 delante y 150/80-16 detrás.

yamaha-xvs950-discoPor último y como la seguridad no está reñida con la tradición, lo frenos recurren a elementos de última generación como los discos flotantes de perfil ondulado; dos rotores que muestran el mismo diámetro tanto delante como detrás, 298 mm. Además, la XV950 ofrece como opción un sistema ABS que completa su equipación.

 

La praxis

Antes de continuar con la prueba de la nueva Bolt, hemos de puntualizar que la unidad de pruebas que nos cedió Yamaha iba vestida con algunos de los accesorios que la marca pone a disposición de sus clientes. En concreto nuestra moto llevaba un manillar elevado, defensas en el motor, un respaldo trasero y latiguillos de freno metálicos.

Por lo demás, la estética seguía al pie de la letra el guión escrito por los diseñadores de la marca de los diapasones para amoldarse a los cánones de la imagen clásica de las bobber; es decir, faro redondo, guardabarros metálicos recortados, depósito de 12,2 litros con forma de lágrima y asiento reducido a su mínima expresión y apenas a 690 mm. del asfalto.

Por otra parte y como ya hemos comentado, la XVS950 no deja escapar la oportunidad de añadir algunos toques de última generación a su equipamiento; desde una óptica trasera formada por leds hasta una  instrumentación LCD con dígitos de carácter Racing y un completo ordenador de a bordo.yamaha-xvs950-reloj

La primera aproximación a la nueva “sport Heritage” se hace con total confianza, su aspecto largo, bajo y espartano no intimida lo más mínimo. Llegas y te instalas sobre su breve pero mullido asiento y rápidamente observas dos aspectos con los que no contabas a priori; el primero es que la moto pesa bastante para moverla en parado (unos 250 kilos), cuestión que se acentúa con el segundo, un manillar elevado que a las tallas por debajo del 1,70 les dificultará las maniobras a baja velocidad y sobre todo los giros, cuando el puño exterior se aleja cada vez más de la mano.

Hay que negociar esos momentos con un extra de maña, ni más ni menos.

La mecánica cobra vida de manera suave y su ralentí se siente, pero con dulzura. Una vez engranas primera, la sensación de pesadez desaparece y puede apreciarse como el embrague trabaja con un tacto exquisito, mientras el bicilíndrico gira dejando notar sus pistonadas sin exageraciones pero de manera totalmente perceptible.

Rodando por diferentes asfaltos, la XV950 deja bien claro que prefiere un piso lo más liso posible ya que las irregularidades son digeridas de forma algo seca, sobre todo por los amortiguadores. La horquilla delantera es algo más progresiva y ofrece un comportamiento más homogéneo.

En cualquier caso y en carreteras en buen estado es toda una delicia, es más, la postura con los brazos muy estirados para alcanzar el manillar junto a unas estriberas colocadas en una posición óptima, hacen muy cómoda su conducción. La XV950 se mueve con soltura en curvas pese a su poca distancia libre y a su batalla, evidentemente con el lógico límite que impone una máquina de estas características y sólo echamos en falta algo más de mordiente en la frenada cuando se trata de detenerla.

Yamaha-VV950-Bolt5El solitario disco delantero es simplemente correcto y cuando se aviva el ritmo o se ha de realizar una frenada de emergencia, resulta imprescindible recurrir al apoyo del disco trasero. Algo que pudimos comprobar incluso en nuestra unidad de pruebas dotada de latiguillos metálicos.

De todos modos, pocos le imprimirán a este modelo un ritmo excesivamente alto, no está pensada la Bolt para esos menesteres, es la moto ideal para pasear y dejarse ver y en este sentido Yamaha puede aportar mucho ya que su lista de accesorios para este modelo es larga e interesante. Un silencioso Akrapovic, una breve cúpula, los ya citados latiguillos de freno, una carcasa para el filtro de aire, llantas de radios, un asiento con muelles, fuelles para las barras de la horquilla… así hasta donde la imaginación o el presupuesto lleguen. Unos extras que tendrán que sumarse a los 8.699€ que Yamaha pone como punto de partida para su más joven representante del estilo sport Heritage.Yamaha-XV950-Bolt10

Te gusta este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Deja tu comentario